El Porvenir

El municipio cuenta con una rica biodiversidad que forma parte de dos áreas protegidas con categorías diferentes como ser el Parque Nacional Picoel porvenir www.visitalaceiba.com  Bonito (PNPB) y el Refugio de Vida Silvestre de Cuero y Salado (RVSCS), además de plantaciones de piña, cacao y otros cultivos muy interesantes para el agroturismo. El municipio de El Porvenir incluye las comunidades de El Porvenir, La Unión, El Pino y Salado Barra.

x

El Porvenir

Se ubica aproximadamente 17 km. al oeste de La Ceiba. Ofrece ricas comidas típicas costeñas que pueden ser disfrutadas en los restaurantes ubicadas frente al mar. También puedes tomar un baño de sol o nadar en el océano Caribe, dar paseos a caballo o un tour en lancha e inclusive conocer el proceso del cultivo de la piña.

El Pino

A 16 km. al oeste de La Ceiba, su desarrollo parte desde la carretera principal donde se ubican distintos establecimientos de alimentación que van desde comidas típicas como la tradicional baleada, hasta carnes preparadas al carbón. En El Pino puedes encontrar artesanías hechas en madera, pinturas y otros detallitos que seguro querrás llevarte de recuerdo de viaje. Desde esta comunidad puedes hacer caminatas, agroturismo y naturaleza. La comunidad alberga establecimientos turísticos de especial interés, donde se distinguen Logde at Pico Bonito, el Centro Turístico Natural View y la casa de los guías y artesanos de El Pino.

La Unión y Salado Barra

La comunidad de La Unión hogar del trencito turístico, el cual hace viajes diarios para ingresar al Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado. Este viaje puede ser complementado con la visita de la fábrica de casabe y conocer su proceso de producción. Casabe es “un delicioso legado de la cultura garífuna”, hecho a partir de la yuca. ¿Te da Curiosidad? Reserva aquí tu recorrido.

La Unión queda a 23 km. al oeste de La Ceiba, se toma el desvío desde la carretera (CA-13) a la altura del Puente del Rio Perla. Mientras que para llegar a Salado Barra tendrás que recorrer unos 7 kms en tren sobre la antigua línea férrea que te conecta con un mundo donde se comparte la naturaleza con el hombre.

Una vez dentro del Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado puedes dar paseos por senderos acuáticos, pescar como los nativos lo hacen, avistar monos aulladores y carablanca, caimanes, lagartos y muchas aves en su estado natural y si la suerte le acompaña el tímido Manatí.

También puedes darte un baño en la playa, recorrer el sendero terrestre mientras un guía de la comunidad te cuenta la historia del área. En el refugio también se tiene la oportunidad de acampar, visitar el Centro de Visitantes como también degustar un sabroso plato de comida típica costeña en la comunidad.